Advertisement:

Rafael Pagano y su mirada en el Día de la Industria

El presidente del Centro Industrial de Carlos Casares y titular de la empresa PAGANO S.A, Rafael Pagano se refirió al Día de la Industria a través de un análisis de cuales son las demandas significativas del sector hacia el estado, cuales son los logros hasta el momento y cuáles son los desafíos a futuro.

Por segundo año consecutivo celebramos el Día de la Industria en pandemia, este evento histórico que ha conmocionado a la humanidad y que hoy día continúa generando incertidumbre, zozobra, pero también sirvió de aprendizajes para muchas industrias, empresas, comercios y emprendedores que se reinventaron y adaptaron a los nuevos tiempos..

Dar una visión a mediano plazo en la industria nacional no es sencillo, pero para la industria local de Carlos Casares ligada a la agroindustria, a la industria agroalimentaria se prevee un futuro con oportunidades, en estos sectores la demanda del mercado real es buena.

Tenemos los problemas reales que tenemos desde siempre, no son de hoy, el tema inflacionario, créditos, formación de recurso humano, todos los años recalcamos lo mismo, hay épocas donde se está mejor pero aún no es suficiente.

Lo que necesita el sector para aumentar su capacidad productiva y aumentar su capacidad de tomar empleo, es un problema crónico de la argentina, pero desde el punto de vista de la demanda del mercado en el sector agroindustrial en general todos están con demanda, eso es muy positivo, paradójico y nos tiene que llevar a la
reflexión.

Las empresas locales hemos tratado siempre de lograr cambios en esas políticas, desde nuestros espacios, pero no han dado los resultados esperados a largo plazo. Alguien que produce necesita tener un panorama estable a largo plazo, nos quedamos con herramientas del momento pero no se solucionan los problemas de fondo que permitan estrategias a largo plazo.

Un típico ejemplo se planteó hace poco en la industria nacional, el caso de la Empresa Toyota, que no pudo conseguir el personal necesario, con esos problemas tenemos décadas intentando solventarlas. Desde el Centro Industrial buscamos formas de paliar esas situaciones y siempre vamos a estar en la búsqueda de esas mejoras.

Hace unos 20 años decíamos que necesitábamos personal capacitado para tareas sencillas y simples, tornero, operario, soldador, en cuestiones elementales y hoy no estamos muy diferente, hemos colaborado para generar cursos de formación pero en este sentido tenemos falencias importantes en cuanto a la obtención de personal mínimamente capacitado, ni hablar cuando se necesitan otras aptitudes para un puesto más especializado de trabajo.

Hoy en día emergen las empresas tecnológicas que necesitan otro tipo de formación, en la industria local esto es incipiente, el desafío está en integrar este tipo de empresas y conocimientos a la Agroindustria que es la fortaleza de la industria zonal, lo interesante sería poder vincularlas y orientarlas a este campo donde hay mucho por desarrollar, esto
daría un plus a la agroindustria al complementarse las industrias tecnológicas con la industria convencional.

Siempre va a estar la demanda de funciones prácticas de operarios para la industria convencional y esas falencias existen, la idea es ser creativos y mirar al futuro, es muy bueno prepararse en tecnología, en la robótica pero las falencias de la industria convencional en oficios de operarios no se pueden olvidar hay que seguir formando, buscando maneras de estimular el desarrollo educativo de personal en estos puestos por que la industria convencional aun lo requiere e ir sumando.

Necesitamos actitudes básicas, medir, tornear, usar herramientas básicas, comprender instrucciones de equipos y maquinarias, etc.

Debe haber un equilibrio entre la demanda de la industria y lo que genera el estado a nivel de educación. Paralelamente a ello, captar personas que tengan cultura de trabajo, pertenencia, compromiso, responsabilidad en cuanto a eso el panorama no es sencillo, pero esta falencia contrasta con una demanda creciente de la Agroindustria que afortunadamente atraviesa siempre un tema de expansión, aún cuando se pueden observar algunas industrias que pueden presentar problemas focalizados y temporales.

Tenemos un potencial que no se puede potenciar completamente por problemas históricos, financiación para pequeña y mediana industria para equiparse, producir, ampliarse y educación para la hora que tengamos captar gente idónea podamos encontrarla fácilmente.

Hasta hoy hemos tenido algunos resultados buenos en casos puntuales pero no como política a mediano y largo plazo que es lo que estamos demandando.

En cuanto a los logros podemos destacar que dentro del parque industrial hemos conseguido trabajar con sinergia, complementarnos, poder llegar a más gente; hay muchas fortalezas. Hemos mejorado, es evidente, en un montón de cosas, pero siempre con el mismo problema de fondo que no se resuelve.

Antes pensábamos que teniendo un parque industrial vendrían muchas industrias grandes y se iba a generar mayor empleo, eso no sucedió de esa manera, pero sucedió de otra manera, fue una iniciativa espectacular tener el parque, no vinieron grandes industrias a dar trabajo pero sí pudieron desarrollarse las industrias locales, esto indudablemente llevo tiempo, un tiempo natural, pero pudieron crecer, establecerse en el Parque y están generando empleo genuino en la ciudad.

Hay avances en este sentido pero lo que históricamente era una problemática lo sigue siendo y es necesario persistir para solventarlo.

Escrito por: María Waleska Sanabria

Advertisement:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.