Advertisement:

Ricky Tunez y sus dibujos son tapa del disco de La Mancha de Rolando

El casarense Ricky Tunez sigue creciendo con sus obras de artes y la onda expansiva llegó a ser la tapa del nuevo disco “La Revolución de la Alegría” de la reconocida banda de rock nacional, “La Mancha de Rolando”. En una entrevista exclusiva y a fondo, el exquisito ilustrador casarense habló con Portal El Toro de este nuevo desafío, su amistad con Manuel Quieto y el rol fundamental que juega la tecnología hoy en día. ¡Imperdible!

Mariano Gandini
Por: Mariano Gandini

¿Cómo surge la idea de realizar el dibujo para este nuevo proyecto de La Mancha de Rolando?

Desde hace ya casi diez años somos amigos con Manu, el cantante de la banda. Además de escucharlos de muy chico junto a mi hermano y de haber ido a verlos por todas partes, la amistad con Manu nació por compartir la pasión por el arte, el dibujo, la pintura. Así fue que empecé a colaborar con ellos haciendo flyers, visuales e ilustraciones. Hace unos años ya hicimos junto a Andrés la tapa del acústico “Bala de Plata”, esa ilustración está mas emparentada al hecho fotográfico y el cierre de diseño a cargo de mi hermano que tiene una mirada más concreta, más limpia de lo visual, mi enfoque es más artesanal, cargado de ideas, de información. Entonces en ese punto siempre es bueno que alguien oficie de zaranda y te dirija la vista, que es un trabajo difícil de hacer y de aprender. Así que esta ilustración de tapa del disco tiene ese coctel entre lo analógico y lo digital.

¿En qué te inspiraste para dibujarlo?

La idea fue una sumatoria de aportes, junto a Mati (sobrado) el tecladista de la banda, quien tuvo una suerte de visión sobre lo que imaginaba que podía llegar a ser la tapa. Lo puso en palabras, yo puse esas palabras al servicio de la hoja y así empezaron a salir los primeros bocetos. La tapa final, tal como va a salir publicada, tiene muchos elementos místicos como el ojo que todo lo ve y diferentes símbolos y personajes que fuimos colocando para que la idea cierre estéticamente. Después la apreciación es libre, buscamos generar más preguntas que respuestas, creo que la función del arte siempre debe ser esa.

¿Cómo laburas, lo haces todo digital o la idea la sacas con lápiz y papel?

En realidad creo que el proceso empieza mucho antes de que se plasme el boceto mismo, de repente te desvelas una noche porque bajó una idea de no sabes dónde y sentís ese éxtasis de la inspiración, son procesos inexplicables que suceden súbitamente y en los cuales hay que confiar y estar siempre atentos. Después está lo artesanal, el lápiz, la hoja y ese proceso hasta que se pasa al plano digital y queda finalmente cerrada la idea y lista para mostrarse. Pero el génesis arranca en la cabeza, son momentos silenciosos y de soledad, ahí empiezan a tomar realmente formas las ideas. En este caso es una responsabilidad enorme porque de cierta forma uno está poniéndole una ropa a las canciones, las estas vistiendo, estas eligiendo la mejor pilcha para que salgan a la calle, hay en ese suceso una carga adrenalinica muy grande.

¿Cómo se llama el disco?

El disco en una primera instancia iba a llamarse “Spiritus del Rio” y luego se cambió, se llama “La Revolución de la Alegría”, un poco de lo que te decía anteriormente, más preguntas que respuestas.

Ricky Tunez: “Es una emoción que un dibujo mío este en un libro donde participó mucha gente que admiro”

¿Cuándo va a ser la presentación?

No se sabe aún la presentación del disco tal como se venía haciendo, por este momento distopico que estamos viviendo. Es probable que haya un streaming antes de fin de año y cuando todo esto pase habrá un show presentación en La Trastienda, pero el futuro es más incierto que nunca. Lo que sí sabemos es que la salida en diversas plataformas es el 28 de Agosto, en pocos días.

¿Qué importancia tiene para vos que te elijan desde una banda conocida para que le hagas un disco de tapa?

Es algo que vivo con muchísima alegría, en este caso en particular además de ser una banda que admiro y escucho desde hace muchísimos años, hay en la propuesta y en la creación un condimento importantísimo que es la amistad, cualquier propuesta, cualquier proyecto, gestado con amigos tiene un sabor especial. Después está el reconocimiento por mi obra, lo cual sin dudas me enorgullece, pero la satisfacción real está en el hecho colectivo y en poder aportar desde el arte para que una idea tome forma y salga a encontrarse con quienes estén dispuestos a consumirla.

¿Crees que la tecnología y la conectividad en la que estamos viviendo hacen que artistas locales como es tu caso puedan ser vistos y permita producir contenidos como en este caso la tapa de un disco de una banda reconocida? ¿Años atrás sería impensado?

Sin dudas la tecnología empezó a jugar muy fuerte en el plano artístico, pero creo que más allá de este contexto especial, ya venía sucediendo. Sobre todo en esta cosa de hacer más visible las cosas todo el tiempo. Por suerte los artistas ya no nacen y mueren en sus talleres, sino que con diferentes herramientas que ofrece la tecnología pueden hacer que sus obras viajen y se impongan ante diversas miradas. Las redes sociales hicieron su trabajo para que esto suceda. Antes era un poco más difícil porque requería de la inquietud del artista, que una canción llegue a ciertos oídos, o que un dibujo tuyo este frente a determinados ojos, tenía que ver con un esfuerzo personal para que aquello sucediera, hoy en día es más fácil, es una inquietud más pachorra, de sillón y wi fi.

¿Cómo se hace para reinventar un artista, pintor, dibujante en el mundo de hoy?

Yo creo que hay que reinventarse aprovechando lo que te decía antes, las diferentes formas de hacerse visible y llegar un poco más lejos. En ese plano hay que aggiornarse y no renegar del mundo nuevo, sacarle el jugo necesario para que la obra llegue a más gente. Pero en el plano estrictamente creativo creo que cada uno debe seguir con lo que creyó siempre que era su potencial, esa sensación de ingenuidad extrema que te hace creer que esa pintura que lograste es la mejor que podes lograr, no perder de vista eso por creer que si cambiamos el estilo, si somos más espontáneos, si amoldamos nuestro arte a cierto estándar de consumo, quizás nos puede ir mejor. No. La vereda en la que el artista debe pararse es la de la resistencia, independientemente de la época y el contexto, esta es mi obra y creo con firmeza en ella, si me doblego dejo de ser yo, esa debería ser la premisa por excelencia. Si conservando en alto esa bandera de lo auténtico, viene el reconocimiento, la celebración va a ser escandalosa.-

Advertisement:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.