Advertisement:

Merlo / Se levantó el motín en la comisaria 3ª, denuncian “superpoblación en cárceles”

Luego de varias horas de tensión y gracias a la intervención de un mediador, se entregaron los cabecillas que organizaron un motín en la comisaría tercera de Merlo.

Fuentes policiales informaron que el episodio en la seccional ubicada en la intersección de las calles Balbastro y avenida San Martín, en el oeste del Gran Buenos Aires, comenzó a la medianoche, cuando uno de los presos extorsionó y amenazó al padre de otro recluso, que fue tomado como rehén.

Según pudo saber TODOPROVINCIAL la UFI 4 dispuso que se haga presente un mediador del Grupo Halcón , quien intervino para que, finalmente, se trasladara a los cabecillas de la revuelta a un penal.

Fuentes del caso agregaron que el Servicio Penitenciario otorgó 7 cupos extras en unidad carcelaria por determinar para alojar a los delincuentes.

Todo habría comenzado, según contaron a TODOPROVINCIAL cuando un comerciante de 68 años, padre de un presidiario, recibió un llamado de su hijo, cerca de la medianoche, quien le pidió dinero. “Pá, tenés que conseguir 200 pesos, (para) acá, para la ranchada de los pibes”, le dijo el joven, quien había sido trasladado recientemente a esa seccional bonaerense tras ser detenido por “robo agravado por el uso de armas”.

Cuando el hombre le contestó que no disponía del dinero, una voz masculina lo amenazó y le dijo: “Yo sé quién es usted. Usted tiene un local comercial, repara motores, vende caños… consiga la plata, ya, y la trae, porque está en juego la vida de su hijo”.

Estos siete presos impidieron durante más de 9 horas el ingreso de las autoridades al calabozo en el que mantuvieron al rehén “atado a una puerta”.

Aunque, hay otras versiones acerca del motivo que generó el motín, todas dejan entrever un problema de fondo: la sobrepoblación en las cárceles, que hace que los presos deban permanecer detenidos en las comisarías.

Uno de los reclusos señaló esta mañana que se amotinaron en protesta por la falta de agua y comida. “Hace un par de días que pasamos hambre, estamos sin luz, sin agua. Somos 26, para 3 celdas”, dijo uno de los presos, llamado Fausto, en comunicación telefónica con C5N.

Además, culpó a la Policía por “seguir metiendo presos” y negó que haya heridos. Fausto advirtió que los incidentes comenzaron tras el ingreso del nuevo recluso, que fue identificado por otro, porque “había disparado a su mujer, embarazada”.

Advertisement:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.