Advertisement:

“Whisky Casares” recibió por segundo año una premiación internacional

Días atrás, el Dr. Ricardo Satulovsky, quien es el creador del whisky que lleva el nombre de nuestra ciudad, recibió la grata noticia de que su marca recibió medalla de plata, por segundo año consecutivo en la competencia mundial de destilados en San Francisco, Estados Unidos. Portal El Toro aprovechó esta novedad para conocer el espacio donde nació y donde se sigue desarrollando esta añeja bebida. 

Hace un poco más de 3 años el Dr. Satulovsky combina dos pasiones: la medicina y la producción de Whisky. Primeramente arrancó elaborando cerveza pero en ese entonces no había un mercado tan amplio para eso y es así que comenzó a dedicarse a esta otra bebida y a adentrarse en un mundo nuevo e inagotable para él.

Junto a su esposa (Gabriela) y uno de sus hijos, Uriel, (quien se ha incorporado en los últimos meses) realizan toda la elaboración desde la maltería hasta la destilación. Ricardo comentó que su idea es que su hijo aprenda y se enfoque más en la primera etapa de la elaboración del whisky.

Con respecto a la premiación expresó gratamente “Recibimos esta noticia con una gran alegría. Este año volver a obtener la medalla de plata es refrendar que estas en el camino correcto. Es un premio a hacer las cosas bien. Cuando arranque quería ser el mejor embajador de mi pueblo y así lo pienso, que conozcan a Carlos Casares por el Whisky”.

La modalidad del concurso es una degustación a ciegas para que el jurado no sepa cual es cada whisky que está evaluando. Fueron alrededor de 2300 whiskys de distintas partes del mundo los que participan en sus respectivas categorías que son 12 en total. En el caso de Whisky Casares entro dentro de la rama “Single Malt” que son más delicados, más finos que todos; por encima de los blenders que son mezclados.

Con respecto a la actualidad de la empresa Ricardo comentó “estamos produciendo 25 botellas por mes. Es muy poca cantidad y estamos tratando de aumentar la capacidad de lo alambiques, de las máquinas. El problema es que como el whisky, especialmente el single malt, se añeja un mínimo de 3 años, todo lo que hacemos hoy se va a ver recién dentro de ese tiempo. Es una apuesta a la paciencia, a la tenacidad y a la perseverancia”.

Y con respecto al mercado mencionó “hoy en día la bebida la están vendiendo preferentemente en Buenos Aires, un poco en la Plata y otro poco en Mar del Plata”.

Sobre el final de la entrevista Ricardo habló acerca de las amplias posibilidades que permite la fabricación de la bebida: “Cuando tenes pasión por hacer las cosas bien, con la pasión viene el compromiso, no hay otra”.

Advertisement:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *