Advertisement:

Carlos Casares: una vecina reunió más de 1000 firmas para que levanten los controles en los accesos

La medida adoptada por las autoridades municipales de realizar controles en los accesos e impedir el ingreso a quienes no cumplan con el protocolo ha generado un gran agotamiento en la gente. La vecina Maria Lujan Santini realizó una fuerte critica en su facebook y luego hizo un petitorio a través de internet. Hoy fue entregado a Torchio con más de 1000 firmas. 

De esta manera se expresó en su facebook logrando la adhesión de mucha gente que está en desacuerdo con la medida y que luego firmaron el petitorio para pedir a las autoridades que levanten los controles tal como ha ido sucediendo en localidades vecinas donde también hay una gran cantidad de casos como acá.

LEVANTEN LOS CONTROLES, LIBEREN LOS ACCESOS.

Los controles de ingreso y salida a nuestra ciudad, sumados a las prohibiciones de ingreso para muchísimos trabajadores y familiares de residentes, a los que se agregan los medievales taludes de tierra y zanjas que clausuran vías de acceso a la ciudad, no sólo son manifiestamente inconstitucionales e ilegales, sino que son molestos y, además, se aplican en forma selectiva.

Efectivamente, son inconstitucionales e ilegales: violan el derecho de “entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino” (art. 14 CN), el derecho de “trabajar y ejercer industria lícita” (art. 14 CN).

En mi caso particular, situación que comparto con muchísimos ciudadanos (que viven o residen o trabajan o viajan por trabajo o van al campo, etc y deben pasar controles para entrar o salir de su pueblo) , pese a ser nacida y criada y ser junto con toda mi familia residente de esta ciudad, me tocó estar “del lado de afuera” de los controles, dado que mi vivienda está en la zona rural.

De modo tal que cada vez que tengo que ir a comprar el pan, o al banco, o al médico, o al contador, o a ver si mis suegros necesitan algo, o a entregar mis trabajos, o a cuidar a mis sobrinos cuando sus padres trabajan, o a comprar alimento a los perros, o llevar o traer a mis hijos de sus actividades, o al dentista, etc etc etc (imaginen por un segundo tener que hacer fila, mostrar QR y responder interrogatorios cada vez que salen de sus casas a hacer un mandado), debo pasar por los controles, esperar a que las larguísimas colas y filas de autos y camiones pasen (o no pasen, ya que cuando rebotan a algún vehículo todos los que estamos atrás tenemos que esperar a que la discusión entre el conductor y el personal de la GUM o Policía termine: me ha tocado varias veces esperar por espacio de más de 20minutos…), luego mostrar el código y asistir una y otra vez al interrogatorio inquisitivo de quienes están en los controles (“de dónde viene?”, “a dónde va?”, “pero si recién pasó su marido, por qué no le hace él las compras?” y sugerencias por el estilo) mientras ponés cara de disimulo del fastidio que todo eso junto (demoras, demoras y más demoras y siempre las mismas preguntas y controles cada vez que vas a comprar medio kilo de flautines a la panadería) inevitablemente te genera.

Y aclaro: mi queja no es contra los chicos y chicas que están en los controles cumpliendo con lo que se les ordena. No, mi crítica es para con aquellos que crearon una disposición absurda, inútil y manifiestamente inconstitucional e ilegal. Y contra la persistencia y porfía que, de manera obtusa, autoritaria e, incluso, infantil, se opone a permitirnos vivir en libertad.

A la flagrante ilegalidad se le suma lo absurdo e inútil de semejantes medidas. Máxime en el contexto actual, en el que existe circulación del virus que, como todos también sabemos INGRESÓ A NUESTRA CIUDAD POR EL HOSPITAL Y POR LA MUNICIPALIDAD.

Últimamente asistimos al espectáculo de gobernantes municipales que instauran toques de queda, resuelven sobre libertad ambulatoria, crean normas de naturaleza penal y se auto irrogan la facultad de aplicarlas, nos gritan por radio y televisión y nos retan dándonos permiso o negándonos el permiso para ver a padres o familiares.

Entonces no sólo molesta la ilegalidad, no sólo enoja que se nos obligue a cumplir normas absurdas e inútiles, no sólo exaspera que me hagan perder varias horas de mi vida esperando en una fila de vehículos para enseñar un código QR PARA PODER INGRESAR A MI CIUDAD A HACER MIS COSAS, sino que, además, causa muchísimo fastidio y enojo que sólo algunos se nos exija observar las normas pero a otros se les permita evadirlas.

Pido al Sr. Intendente y a todas las autoridades municipales y del Concejo Deliberante, con el mayor de los respetos, abrir la totalidad de los ingresos a nuestra ciudad, permitir la libre circulación de habitantes, residentes y de ciudadanos en general y de cesar en restricciones y limitaciones autoritarias a la libertad de circulación, a la de trabajar y a la de poder vivir sin dañar a otros.

No quiero más pedir permiso para ir a hacer un trámite o a visitar un familiar o trabajar y tener que explicarle (bajo juramento de decir verdad, además!) de dónde vengo o a dónde voy y por qué voy o por qué vengo… Dejen de pisotearnos, no jueguen más con nuestra paciencia. Un día nos vamos a cansar.

LEVANTEN LOS CONTROLES, LIBEREN LOS ACCESOS.

Posteriormente a esto conformó un petitorio por internet que en el día de hoy fue entregado al intendente con más de 1000 firmas recolectadas.

El intendente en uno de sus últimos comunicados informó que por el momento no se van a levantar los controles en los accesos debido a que “de acuerdo al análisis de otros municipios que lo han hecho no les fue bien”.

¿Torchio escuchará los reclamos y quejas de los vecinos o no?

Advertisement:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *