Advertisement:

Profundo pesar en la despedida del Ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni

TRISTEZA. El presidente de la Nación, Alberto Fernández, y gran parte del arco político vinculado al Gobierno nacional, junto a cientos de vecinos de Junín, acompañaron a la familia del fallecido ministro de Transporte de la Nación.

Tal como se esperaba, los restos del ministro de Transporte, Mario Meoni, fueron velados en Junín, en una ceremonia de la que sólo pudieron formar parte familiares y allegados del funcionario de 56 años, quien falleciera el viernes por la noche. Antes de arribar al cementerio, el cortejo fúnebre pasó por la cancha de Sarmiento y por la municipalidad, donde cientos de vecinos se acercaron para darle el último adiós.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, estuvo en Junín para acompañar a la familia de Meoni. Si bien se aguardaba su presencia en la casa velatoria, el jefe de Estado llegó en helicóptero y se dirigió directamente hacia el cementerio parque. Lo acompañó el  jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero; y el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, entre otros funcionarios nacionales.

Otra de las figuras de la política nacional que se hizo presente en Junín fue el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, quien acompañó a los hijos de Meoni y le dedicó una sentida carta en las que difundió en las redes sociales.

LA CARTA DE MASSA

Querido amigo:

Ya no estás. El destino te jugó una mala pasada.

Pero andá tranquilo.

Vi a Laura entera y a tus amigos al lado de ella.

Vi a los melli repitiendo tus frases, siempre optimistas respecto a lo que vendrá. Y a los tres les dije que voy a estar como vos estuviste a mi lado.

Recordando aquellas horas que, de chiquitos, vos por la UCR yo por el PJ esperábamos sesiones en la legislatura siendo los más jovencitos en ese 2000 bravo.

Quedate tranquilo, voy a acompañar a los tuyos como vos me acompañaste en cada una que encaramos. Batallas ganadas, batallas perdidas. Siempre amigos.

Vi a Junín en la calle llorándote. Podés sentir orgullo.

Vi a tu Sarmiento despedirte. Ese Sarmiento del que me hiciste poner la bufanda. Un día de frío.

Vi respeto. Conmoción. Dolor. Pero vi, sobre todo, gratitud. La vi en el Presidente y tus compañeros de gabinete porque brillaste. La vi en nuestros compañeros del FR. Que lloran que ya no estará tu firmeza y humildad.

La vi en los ojos de esa piba que, en una esquina de tu Junín, en el cortejo me gritó llorando: “se fue uno de los buenos”.

Voy en la ruta. Esa que te jugó la mala pasada y sólo me sale llorar y decirte: gracias amigo. Porque fuiste de los leales como amigo de verdad. De los buenos amigos en las malas y de los silenciosos en las buenas.

Chau Mario Andrés, te manda un beso Sergio Tomás.

TU AMIGO

Fuente: La Posta Diario (Lincoln)

Advertisement:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *