Advertisement:

La Dra Nidia Rojas se jubiló luego de 37 años “Realmente no me doy cuenta que pasó tanto tiempo”

Cuando uno ama lo que hace, pueden pasar muchos años y no darnos cuenta. Asi fue la historia profesional de la pediatra casarense Nidia Maria Rojas que dedicó su vida a atender a los más pequeños y algunos más grandes también. Días atrás llego el momento de su jubilación luego de 37 años. Portal El Toro dialogó con ella para conocer sobre sus inicios y su presente.

¿Cómo fueron tus comienzos? ¿Por que te decidiste a estudiar medicina?

Siempre me gustaron las materias relacionadas a biología, anatomía, química. Al haber estudiado el secundario en perito mercantil tenía que hacer muchas equivalencias para ingresar a la carrera de medicina. Entonces hice un año de bioquímica que también me gustaba.

Me sirvió mucho pero al año siguiente se pudo entrar con el título de perito mercantil y es así que me pasé a medicina.

No estaba tan segura de pediatría porque también me interesaba obstetricia pero me termine decidiendo por pediatría y la verdad que no me arrepiento. Me gustó mucho el trabajo con los niños.

Recuerdo una anecdota que un compañero del Hospital de Niños de La Plata me dijo vas a ver que te va a encantar ser pediatra y nunca vas a querer atender a un adulto. En ese momento no lo pense tan así pero justamente nunca me gustó atender adultos. He atendido a algún familiar o conocido pero nunca quise comprometerme a diagnosticar una patología en la que no estaba preparada asi que hoy realmente pienso como mi compañero pediatra.

¿Una vez que te recibiste viniste para Carlos Casares o trabajaste en otro lugar antes?

Cuando me recibí trabajé en la ciudad de la Plata y después me instalé en el año 82 en Carlos Casares.

Realmente si hago memoria no me doy cuenta que pasaron tantos años, tantos años atendiendo, tantos años haciendo guardias.

Primero el sistema fue hacer guardias pasivas hasta que se modificó y se empezaron a hacer guardias activas, es decir teníamos que estar 24 horas y como en sus inicios eramos pocos pediatras decidimos hacer guardias los días de semana y fines de semana. A pesar de haber estado muy exigida me ha gustado y me sigue gustando. No fue pesado hacerlo.

Además de las guardias activas, teníamos las guardias pasivas que implicaba los traslados de pacientes a centros de atención de mayor complejidad y la actividad privada.

Fuiste la Jefa de Vacunación desde tus comienzos hasta que te jubilaste ¿como fue toda esa etapa?

También siempre me gustó; hice cursos en Mar del Plata. Desde el año 83 empecé a trabajar en el área ad honorem y en el año 89 me nombraron. Esta tarea siempre me gratificó. Me gustó mucho hacer las campañas en donde teníamos que salir a vacunar a las instituciones, espacios públicos, empresas, las localidades rurales, etc.

 

¿Te quitó algo la medicina?

A nivel familiar si un poco. He tenido que dejar varios eventos familiares, sociales como por ejemplo fiestas escolares de mis hijos, o distintas situaciones por el trabajo. A mi familia también le ha costado sobrellevarlo.

Tu jubilación se dio en el medio de la pandemia, ¿Cómo lo viviste y estas viviendo?

A mi la pandemia me atravesó, bueno a todos. Estos cambios me fueron preparando para la jubilación. Si bien ya estaba en edad para jubilarme la idea era hacerlo a fin de año bueno pero ante esta situación en donde soy personal de riesgo se precipitó la decisión.

Primeramente a fines de febrero y principios de marzo estuve de vacaciones y luego se desencadeno la pandemia, por la edad y un problema respiratorio que tengo no volví a trabajar. Así que de alguna manera me fui preparando para el retiro.

Me costó dejar al grupo, no solo los médicos sino todo el personal de enfermería, de limpieza, los camilleros, que hemos trabajado durante tantos años.

Mi idea era hacer una reunión grande y no la pude hacer aún por esta situación pero bueno cuando podamos volver a encontrarnos lo haré.

Advertisement:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *