Advertisement:

Tomás Prenna el Casarense es “estrella” en La Rural y hasta fue noticia en Infobae

Tomás Prenna tiene 22 años, es el hijo de Julio y Griselda y desde hace tres años lo llevan a realizar un tratamiento con una psicopedagoga en Capital Federal. Hoy atiende en el pabellón Amarillo del predio de La Rural de Palermo. Es la estrella de la exposición más importante del campo y fue entrevistado por Infobae.com. A continuación la nota completa.

El lunes fue el primer día de trabajo de Tomás Prenna en el Pabellón Amarillo del predio de La Rural de Palermo. Llegó temprano, a las 9, y comenzó a recorrer los stands de las razas bovinas que ofrecen productos de merchandising, en su mayoría artesanales: mates, bufandas, camisas, boinas, cuchillos, camperas, calcomanías, pines y hasta bolsos de lona. Todos los productos con los logos de las asociaciones argentinas de las razas.

Durante toda la semana el joven de 22 años atendió al público, acomodó productos, ayudó a sus compañeros en las ventas, entre otras tareas. Infobae dialogó con él, al término de su jornada laboral, en uno de los stands de la Exposición Rural de Palermo.

-¿Qué tipo de tareas hacés, Tomás?

-Atiendo al público y cuando vendo un producto lo anoto en un cuaderno. También acomodo, ordeno las cajas, relleno las carteras y bolsos con papel de diario, y llevo y traigo productos entre los distintos stands. Y ayudo a mis compañeros en lo que me pidan.

-¿Qué es lo que más vendés?

-Me piden mucho las calcomanías y los pines de las razas. También chalecos, camisas y cuchillos.

-¿Cuál es el producto que más te gusta?

-Las boinas, por eso me regalaron una.

-¿Te gustó hacer el curso?

-Me preparé en la Universidad y me gustaba mucho ir a las clases con los chicos y conocer a los profesores. Cuando me recibí me tiraron huevos y me dieron una remera llena de colores.

-¿Trabajaste en otros lugares?

Durante la universidad hicimos una pasantía en una empresa pero éste es mi primer trabajo para desempeñarme con fuerza y habilidades.

-¿Te gusta trabajar en la exposición?

-Sí, fue una idea de Jorgito [Ravier] que me dio una oportunidad y también de mi familia. Estoy muy contento de trabajar acá con toda la gente.

El joven vende productos y ayuda en todas las tareas a sus compañeros

Jorge Ravier y Martín Schulze, dueños de la talabartería “El Rebenque”, explicaron el proyecto de inclusión que decidieron desarrollar: “A Tomás lo conozco hace unos años: mi mujer Carolina es psicopedagoga y él es paciente de ella”, contó Ravier.

El joven realizó un Curso de Formación Laboral durante dos años en la Universidad Católica Argentina (UCA). “Fuimos todos a tirarle huevos y harina, y a brindar con su familia cuando se recibió. Como cualquier recibida fue muy alegre: todos sus compañeros estaban felices y eufóricos y eso me quedó grabado”, contó Ravier.

“Este año se venía La Rural y tenemos varios stands. A través de El Rebenque somos proveedores de todas las razas de ganadería: hay puestos para la venta y mucho trabajo. Tenía que emplear 14 personas y pensé que era un buen momento para incorporar a Tomy en el equipo”, agregó.

Su mujer, Carolina Ruete, atiende a Tomás hace tres años. “Estamos tan orgullosos de este joven trabajador que no pasamos por la puerta“, dijo entre risas, la profesional. “Su historia es ejemplar porque si la sociedad entiende que si se respetan los tiempos y todo se da en su debido momento y lugar, todo llega dónde tiene que estar: él tiene que estar ahí, trabajando, porque está listo, porque está preparado, porque estudió y se capacitó para eso. Las dos condiciones que deben primar es que no sea un proceso improvisado y también que exista un sostén y un soporte para que la historia de Tomás se contagie en la sociedad”, afirmó Ruete en diálogo con Infobae.

Obtuvo su título del curso de formación laboral

Obtuvo su título del curso de formación laboral

Tomás vive en Carlos Casares: su papá es comerciante y su mamá, abogada. Hace tres años que sus padres, Julio y Griselda, decidieron llevarlo a Buenos Aires para realizar un tratamiento con la profesional.

La psicopedagoga explicó que trabajaron muchas cuestiones básicas para que Tomás pueda ser un adulto autónomo e independiente como sumar y restar, manejar el dinero, los horarios, viajar solo, entre otras habilidades. “Fue avanzando un montón: entonces un día le propuse que se anote en el curso de formación laboral en el ámbito universitario. Durante dos años cursó distintas materias y fue un alumno regular. Iba y venía en colectivo solo: siendo de Carlos Casares, una ciudad del interior, aprendió el ritmo y la vorágine de Buenos Aires”.

Sobre el desempeño del joven, Ravier explicó: “Viene feliz todas las mañanas, puntual, es muy responsable, sonríe, y derrocha alegría, y eso tiene su respuesta. Al público le encanta hablar con él“, agregó. Y destacó: “En nuestro país la inclusión está muy poco desarrollada: las pymes y las empresas, desde un kiosco hasta una multinacional, deberían considerar hacer inclusión. Espero que esto ayude”.

A las 12 finaliza su turno, y su mamá Griselda lo va a buscar: Tomás refunfuña, no quiere irse y a diferencia de muchos, quiere quedarse trabajando un poco más.

Fuente: Infobae.com

Advertisement:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *