Advertisement:

Pornografía Infantil: Por el caso del pedófilo de Flores, allanaron una vivienda en Carlos Casares

Computadoras de escritorio, una tablet, dos celulares, tres filmadoras, un conversor de video VHS a CD, un equipo de radiofrecuencia UHF, afiches y hasta un maniquí de niño vestido con el uniforme escolar propio de una nena, chomba y jumper cuadrillé, fueron algunos de los elementos encontrados en el departamento de un jubilado de 71 años que fue detenido esta semana en el barrio porteño de Flores, en un operativo a cargo del área de Cibercrimen de la Policía de la Ciudad.

La sospecha contra el jubilado forma parte de una red de creación y distribución de material pornográfico infantil. Una pista estaría en nuestra ciudad y se efectuó un allanamiento en un domicilio de Carlos Casares.

Además de la importante cantidad de equipos electrónicos, en el departamento de la calle José Bonifacio al 3000 había cartelería, revistas y publicidad del programa de TV infantil Patito Feo así como genitales de látex, cientos de papeles con anotaciones de puño y letra en donde tenía registrados estados de redes sociales, comentarios y contactos de menores de edad, según informaron fuentes policiales.

Con ayuda de las secciones Análisis de Investigaciones Especiales, y Ciberdelitos contra la Infancia, Niñez y Adolescencia, que dependen del departamento de Cibercrimen de la policía porteña, desde marzo llevaron adelante una serie de investigaciones que permitieron confirmar que el vecino del barrio de Flores distribuía habitualmente fotos y vídeos de menores sin ropa o protagonizando escenas sexuales desde su domicilio.

El departamento de Flores no fue el único lugar apuntado. La investigación llevó al juez a otros seis domicilios de familiares y personas con la que el acusado se vinculaba, con supuestas videoconferencias en las que participaban niños y niñas. Fuentes de la policía de la Ciudad aseguran que existiría una red mayor donde este hombre compartía contenido sexual de abuso de niños.

Los seis allanamientos restantes fueron en Flores, Versalles, dos casas en el partido bonaerense de Escobar, una en González Catán, y un domicilio de Carlos Casares vinculado a una mujer sospechada de producir pornografía infantil con su propia hija. En el operativo también intervino la DDI local de la Policía Bonaerense.

ALLANAMIENTO EN CARLOS CASARES

En las computadoras de Suárez encontraron más de 13 mil archivos con pornografía infantil. Entre ellos detectaron una mujer y su hija, de nueve años. La madre fuerza a su hija a tocarla. Luego, filma sus partes íntimas.

La filmación es más vieja que el video anterior, data de unos veinte años atrás. El archivo tenía un nombre de pila, el de la menor. También tenía una serie de metadatos que llevaron a Cibercrimen a identificar a G., la madre, hoy de casi 50 años, y a su hija. Encontraron un domicilio de la madre en la ciudad bonaerense de Carlos Casares.

El martes pasado lo allanaron. Cibercrimen fue con el apoyo de la DDI de Trenque Lauquen de la Policía Bonaerense. G. estaba ahí. Su hija, ya mayor de edad, estaba con ella de visita. Ya había dejado la casa de su madre hace años para irse a vivir a otra provincia.

La madre preguntó entre sorprendida e irritada por qué tantos policías, qué hacían ahí, cuál era el delito. “Pornografía infantil”, le dijo un efectivo.
G. no quedó detenida: la Policía de la Ciudad no tenía la orden de arrestarla, sino de allanar su casa y llevarse cualquier dispositivo. El abuso a su hija, sin embargo, no prescribe de acuerdo a la ley vigente. Su suerte puede cambiar.

Fuente: Infobae

Advertisement:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *