Advertisement:

Cambios en el taller literario generaron un conflicto en cultura

A raíz de la decisión de la nueva subsecretaria de cultura, Vanina Gonzalez de pasar el taller literario al área de adultos mayores, Cristina Merelli, la coordinadora junto a un grupo de alumnas publicaron una carta en facebook donde reclaman que continúe en cultura y expresaron ser “descartados del espacio por ser considerados adultos”.
El taller comenzó hace 4 años bajo la gestión del ex Subsecretario de Horacio Vita y las clases antes de la pandemia se venían desarrollando en el Museo Histórico Municipal bajo la coordinación de la escritora de la localidad de Bellocq, Cristina Merelli quien está viviendo en Buenos Aires. Asisten tanto señoras mayores como jóvenes y un niño. Luego, el año pasado se continuó con el taller de forma virtual.
Al asumir a fines del año pasado, la nueva subsecretaria de Cultura Vanina Gonzalez consideró que el taller debía pasar a corresponder al área de Adultos Mayores del municipio y que al ser el museo un espacio chico para poder desarrollar la actividad se debía trasladar a otro espacio teniendo en cuenta el contexto de pandemia que estamos atravesando. Dicha situación fue tomada como discriminación tanto por la coordinadora como por las y los alumnos que concurren al mismo por lo que publicaron en el día de ayer una nota en facebook donde dieron los motivos por los que pretenden seguir funcionando de la misma manera que hasta ahora.
A continuación, el escrito que hicieron público:
Subsecretaría de Cultura de Carlos Casares. Sra. Vanina Gonzalez. – Carta Pública .
TEMA: Discriminación – Descartados de Talleres de Cultura por ser Adultos.
**SOMOS DE MADERA CULTURA ES CULTURA
Firman esta nota
Lili Caldentey
Gra Ledesma
Graciela González
Maria Rosa Carioli
Lidia Rassat
Silvia Ferrante
Beba Duzich
Angelica Luzzi
Silvia Adriana Adbrudsky
Cristina Merelli
Haydee Lento
Susana Calvis.
________________________________
Yo, Cristina Merelli, como Coordinadora del taller Literario Somos de Madera me dirijo a usted con el propósito de hacerle llegar el descontento que se ha generado al saber que el taller literario que venimos llevando a cabo por más de 4 años, haya quedado fuera de Subsecretaria de Cultura, siendo éste una expresión cultural en su naturaleza misma.
Cuando mandé el proyecto a la nueva gestión para este primer trimestre del año, como lo habían solicitado, la respuesta que obtuve fue “ el taller literario integrado por el grupo Somos de madera ya fue puesto a consideración de la responsable del área de adultos mayores”
En realidad desconozco qué abarca “Adultos Mayores” y a qué área municipal responde, pero el nombre mismo encierra una franja etaria y no es la modalidad como trabajo. Me resulta extraño y estigmatizante, porque no es abarcativo a todas las edades y en mis clases eso no sucede; pueden asistir personas de cualquier género y edad sin importar su condición. El desafío es descubrir en cada individuo su capacidad de crear y crecer sin motes o exigencias de nivel.
El grupo Somos de Madera, está compuesto mayoritariamente por mujeres adultas, con un núcleo estable y el fluir constante de miembros que permanentemente han ido entrando y saliendo del grupo como todas las actividades dinámicas. Se han incorporado jóvenes tanto hombres como mujeres, y hasta niños; incluido uno de siete años y posteriormente su hermano de 9. Los objetivos del taller priorizan: la escritura artística, la variedad de estilos, la sensibilidad humana, la superación personal y la ductilidad cultural. Más el beneficio de que cada miembro se sentía reconocida/o; aceptada/o y valorada/o.
Y no sólo nos limitamos a textos literarios, investigamos, incorporamos otras áreas, realizamos intervenciones, performances, instalaciones, videos. Esta gente adulta ha desarrollado su potencial creativo con técnicas que no son patrimonio sólo de la población joven.
El año pasado cuando tuvimos que adaptarnos a la virtualidad hemos duplicado los encuentros y las creaciones. Una vez por semana, además del trabajo individual del taller, se realizaba un capítulo con formato radial donde intervinieron distintas áreas. Se realizó un trabajo grupal que integraba plástica, audiovisual, música y taller literario, más la colaboración de gente que se unió para que podamos llevar a cabo este proyecto en medio de la incertidumbre que significa una pandemia. Realizamos un capítulo por semana durante todo el año.
Tocamos temas que interesan a todas las edades, y con diversos contenidos: abordamos pintura, historia, escultura, etc. Recibimos las mejores críticas a nivel local hasta que fuimos descubriendo cuán lejos llegábamos a través de las redes sociales. Nos llegaban comentarios de personas de México, de Uruguay, de Capital, de Teatro para la identidad y de distintas provincias argentinas, por nombrar algunos ejemplos. Todos sabían que esta producción pertenecía al Taller Literario de la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Carlos Casares, creo que no es poco.
Teníamos proyectado editar un libro con los trabajos que venimos realizando desde hace años, imagínese, son cientos de trabajos.
También estábamos articulando el modo de distribuir los capítulos que realizamos en el 2020 para darlos a conocer porque además es material didáctico.
Durante todos estos años, siempre sentimos el acompañamiento de las autoridades correspondientes. Pero la nueva gestión de Cultura, nos puso un cartel “adultos mayores”. Nadie nos preguntó qué hicimos, qué producción teníamos, qué estábamos proyectando.
No voy a presentarle a esta altura mi extenso currículum, ni los numerosos premios ganados por mis obras, nunca los uso como bandera, pero lamento profundamente que un grupo de personas que se han sostenido en el tiempo y han crecido individual y grupalmente hoy vean que todo lo proyectado para continuar en este ciclo haya quedado librado a la decisión de “Adultos Mayores”. Trabajé toda mi vida por una cultura sin etiquetas, sin estigmatizaciones para el desarrollo personal y social.
De acuerdo a la disposición de la nueva gestión en Cultura se priorizarán proyectos destinados a adolescentes, jóvenes y adultos jóvenes hasta 50 años.
Elevé la propuesta solicitada para un trimestre. Propuse realizar un intercambio entre trabajos realizados por el grupo Somos de Madera con público infantil. Me responden que no se abren talleres para público infantil y que nuestro grupo pasaría a consideración de Adultos Mayores.
Efectivamente al hacer la propuesta no tuve en cuenta la salvedad de prohibir la participación en un Taller Literario de carácter cultural a personas de más de 50 años por las siguientes razones:
-Constituye un acto de profunda discriminación impedir que la gente de más de 50 años sean segregados de la Subsecretaría de Cultura, (también el público infantil) porque se lo etiqueta como “adultos mayores”, en un momento histórico en que la meta es la prolongación de una vida activa e integrada.
-La inclusión social en todas sus expresiones es la meta más preciada de las comunidades modernas, democráticas y humanas.
– Con el mismo criterio de discriminación no podrían ocupar en cargos públicos ni privados, los mayores de 50.
¿Cómo sería una obra de teatro o una película? por poner un ejemplo para mí cercano. Habría que cerrar las puertas de las Universidades porque se supone que luego de los 50 ya no hay derecho a estudiar, a capacitarse…Miles de ejemplos.
-No existe ningún artículo de la Constitución Nacional que ponga tope de edad a un adulto para pertenecer a un ámbito de la Cultura.
-La interrelación generacional es básica y fundamental. Hay un movimiento activo, jóvenes y adultos, en dirección a crear nuevos paradigmas contra la desigualdad que profundiza la violencia como es el caso de mandar a adultos mayores a personas que están haciendo cultura cuando tendría que ser a la inversa: el centro cultural abrir sus puertas a los adultos mayores.
-Resulta peyorativo que un centro cultural del estado, sostenga mensajes enquistados de desigualdad y selección de la especie humana.
La premisa es siempre hacer cultura y arte sin etiquetas. Crear en libertad y amplitud de pensamiento para que nadie ponga etiquetas que sólo sirven para discriminar.
TALLER LITERARIO – SOMOS DE MADERA
CARLOS CASARES

Advertisement:

2 comentarios sobre «Cambios en el taller literario generaron un conflicto en cultura»

  1. He leído atentamente la nota y fueron tergiversadas las razones en el comienzo de la nota de El Portal. No sé si esas aseveraciones en relación al lugar de funcionamiento pertenecen a la editorializacion que ha hecho el medio sobre la situaciones o son expresiones de la subsecretaría porque no se aclara. La realidad tal como ocurrio están en la nota de los firmantes. La introducción a ella no responde a la realidad.

Responder a Graciela Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *