Advertisement:

Finalizó el paro lechero, pero advierten que continuarán con un plan de lucha

Al menos así se lo informó el sindicato en una carta a Gabriela Marcello, del Ministerio de Trabajo, donde señaló que la decisión es “continuar con las actividades sindicales delineadas” ante la falta de respuestas por parte de las empresas en el marco del plazo conciliatorio.

“Es en función de la protección del salario y la salud de las trabajadoras y los trabajadores de la industria lechera”, remarcó el gremio que conduce Héctor Ponce.

Las quejas no solo tienen que ver con el acuerdo salarial que ofrece la industria, sino también con el conflicto por la obra social. “Muchas veces se califica de pretensión desmedida o extraordinaria a la necesidad de proteger la salud del trabajador y su familia, proponiendo incluso un tratamiento desdoblado y distinto del salario cuando el objeto y finalidad esencial de ambos es exactamente el mismo, la vida, la salud y la digna subsistencia de las trabajadoras y trabajadores”, señaló Alberto Coronel, apoderado de Atilra- Ospil.

El martes el paro lechero tuvo un alto acatamiento, y desde el sindicato aseguran que no hubo impacto en el abastecimiento.

Nota al Ministerio de Trabajo

Sra. Directora Nacional de Relaciones y Regulación del Trabajo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación

Dra. Gabriela Marcello

Habiendo concluido el plazo conciliatorio sin ningún tipo de respuesta por parte del sector empresario, nos aprestamos a continuar con las actividades sindicales delineadas, en función de la protección del salario y la salud de las trabajadoras y los trabajadores de la industria lechera.

Lamentablemente, desde algunos sectores reaccionarios todavía no se dimensiona correctamente la importancia de la salud en el trabajo ni se comprende, considera y aprecia el modelo argentino de Obra Social Sindical de corte netamente progresista y eficaz, que pone la salud de los trabajadores al amparo y resguardo de ellos mismos.

Por ello, muchas veces, como en el caso que nos ocupa, se califica de pretensión desmedida o extraordinaria, la necesidad de proteger la salud del trabajador y su familia, proponiendo incluso un tratamiento desdoblado y distinto del salario cuando el objeto y finalidad esencial de ambos es exactamente el mismo, la vida, la salud y la digna subsistencia de las trabajadoras y trabajadores.

En este sentido y por ello mismo, debe comprenderse el rol social fundamental que cumplen tanto el aporte del trabajador como la contribución patronal en la salud de la población de nuestro país, y que así como capital y trabajo se unen para lograr los objetivos de la empresa, es necesario que esta unión permanezca en salvaguarda de la salud de los dependientes por el bienestar de ellos y su grupo familiar, unión que, desde el punto de vista empresario, redunda en un mayor rendimiento y productividad.

Nuestro reclamo es justo y legal.

Agradecemos el esfuerzo y predisposición de las autoridades ministeriales.

Dr. Alberto R. Coronel
APODERADO ATILRA-OSPIL

Advertisement:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *